datos de las manos que teclean

Mmm... esto ya se parece a un blog

En efecto, creo que esto es lo más parecido a una entrada de blog que he puesto hasta ahora aquí pero estoy demasiado feliz como para no hacerlo, así que... lo lamento, gente, ahí va:


La esquiva Poesía Reunida de Cristina Peri Rossi ha llegado finalmente a mis manos... Aún no termino de leerla, porque tiene kilos de páginas, pero es apasionante...
.

Les comparto un poema de ella que hasta ahora nunca he visto publicado en internet:
.

Ningún poema sobre la puesta de sol
llamada también ocaso
o atardecer
trata en sí de la puesta de sol
sino de las refracciones idiomáticas
de un ocaso que en nuestra lengua tiene
reminiscencias de azar
que por otra parte recuerda al azor
sin el cual, difícilmente, existe el atardecer.

.

1 comentario:

Rosma dijo...

¡Grande!, ¿a qué si?

dijo W. BENJAMIN sobre las traducciones

"Así como el tono y la significación de las grandes obras literarias se modifican por completo con el paso de los siglos, también evoluciona la lengua materna del traductor. Es más: mientras la palabra del escritor sobrevive en el idioma de éste, la mejor traducción está destinada a diluirse una y otra vez en el desarrollo de su propia lengua y a perecer como consecuencia de esta evolución."

de Walter Benjamin, "La tarea del traductor", en Angelus Novus, trad. de H. A. Murena, Barcelona, Edhasa, 1971, pp. 127-143.


dijo BORGES sobre las traducciones

¿A qué pasar de un idioma a otro? Es sabido que el Martín Fierro empieza con estas rituales palabras: "Aquí me pongo a cantar - al compás de la vigüela." Traduzcamos con prolija literalidad: "En el mismo lugar donde me encuentro, estoy empezando a cantar con guitarra", y con altisonante perífrasis: "Aquí, en la fraternidad de mi guitarra, empiezo a cantar", y armemos luego una documentada polémica para averiguar cuál de las dos versiones es peor. La primera, ¡tan ridícula y cachacienta!, es casi literal.

Jorge Luis Borges, La Prensa, Buenos Aires, 1 de agosto de 1926.