datos de las manos que teclean

Safo, frag. 16 (texto griego y traducción)

.

(cliquear sobre la imagen para ver el texto más grande)

Notas morfológico-dialectales del fragmento.

.
Safo, frag.16
(Versión libre en español por Gabriela Marrón)

Algunos dicen que lo más hermoso sobre la negra tierra es un ejército de jinetes.].

.
Otros, de hombres a pie.
Otros, de naves.
Yo, aquello que alguien ama.
.
Y es fácil que esto se haga plenamente comprensible para todos.
.
Pues la que superaba con mucho a los hombres en belleza
–Helena–
habiendo dejado a su esposo
(el mejor de todos)
viajó a Troya navegando.
.
Y de ninguna manera se acordó de su hija, ni de sus padres.
.
Sino que la sedujo…
.
…flexible…
.
…levemente…
.
Y recuerdo ahora a Anactoria,
que no está.
.
Quisiera ver
....................su paso amable
..............................................el brillo luminoso de su rostro…
.
más que los carros de los lidios
más que los armados guerreros a pie.

dijo W. BENJAMIN sobre las traducciones

"Así como el tono y la significación de las grandes obras literarias se modifican por completo con el paso de los siglos, también evoluciona la lengua materna del traductor. Es más: mientras la palabra del escritor sobrevive en el idioma de éste, la mejor traducción está destinada a diluirse una y otra vez en el desarrollo de su propia lengua y a perecer como consecuencia de esta evolución."

de Walter Benjamin, "La tarea del traductor", en Angelus Novus, trad. de H. A. Murena, Barcelona, Edhasa, 1971, pp. 127-143.


dijo BORGES sobre las traducciones

¿A qué pasar de un idioma a otro? Es sabido que el Martín Fierro empieza con estas rituales palabras: "Aquí me pongo a cantar - al compás de la vigüela." Traduzcamos con prolija literalidad: "En el mismo lugar donde me encuentro, estoy empezando a cantar con guitarra", y con altisonante perífrasis: "Aquí, en la fraternidad de mi guitarra, empiezo a cantar", y armemos luego una documentada polémica para averiguar cuál de las dos versiones es peor. La primera, ¡tan ridícula y cachacienta!, es casi literal.

Jorge Luis Borges, La Prensa, Buenos Aires, 1 de agosto de 1926.